Análisis de la sensibilidad de las zonas de vida de Holdridge en Nicaragua en función del cambio climático

El presente estudio es un análisis de la sensibilidad de las zonas de vida de Holdridge para Nicaragua en función del cambio climático, aplicando tres tipos de escenarios climáticos que se fundamentan en los escenarios de emisiones IPCC-92-a, IPCC-92-d y el IPCC-92-c, los cuales son considerados...

Descripción completa

Autores Principales: Chévez Díaz, Margarita L., Mendoza Jara, Fernando J.
Formato: Tesis
Publicado: 2000
Materias:
Acceso en línea: http://repositorio.una.edu.ni/958/
http://repositorio.una.edu.ni/958/1/tnp40ch531.pdf
Sumario: El presente estudio es un análisis de la sensibilidad de las zonas de vida de Holdridge para Nicaragua en función del cambio climático, aplicando tres tipos de escenarios climáticos que se fundamentan en los escenarios de emisiones IPCC-92-a, IPCC-92-d y el IPCC-92-c, los cuales son considerados como escenarios pesimista, moderado y optimista, respectivamente. Estos escenarios suponen un incremento en la temperatura y reducción en las precipitaciones en todo el país. Para el desarrollo de este trabajo realizado por la Universidad Nacional Agraria (UNA) con la cooperación del gobierno de Finlandia (PANIF), se efectuó, en primer lugar, la recopilación de los diferentes mapas utilizados, la elaboración del Mapa de zonas de vida y finalmente la aplicación de los escenarios de cambios climáticos en el Mapa de zonas de vida. Los mapas resultantes que corresponden a las zonas de vida con impactos climáticos se efectuaron utilizando un Sistema de Información Geográfico (SIG), aplicando el programa computacional ArcView. Con el diagrama de zonas de vída de Holdridge, se determinaron las zonas de vida en condiciones actuales y se establecieron las "futuras" zonas de vida producto de la aplicación de los escenarios. Las superficies de las zonas secas y muy secas se incrementan en el sector del Pacífico y las superficies húmedas se incrementan en el sector del Atlántico (excepto en el escenario pesimista 2100, en donde el porcentaje de áreas húmedas resulta ser menor que el actual), debido a que las zonas muy húmedas disminuyen en gran parte de sus superficies con respecto a la situación actual. Algo muy notorio es que en la parte central para el escenario pesimista 21 00 se presenta un incremento de superficies muy secas. Todo lo anterior indica que habría una tendencia muy marcada al incremento de zonas muy secas en nuestro país.