La relación entre libertad y liberación es central en la Teología de la Liberación

La segunda Instrucción tiene observaciones críticas y afirmaciones importantes en relación a la tarea evangelizadora de la Iglesia en el presente. Son temas que deben ser trabajados, profundizados y también pensados, pero que colocan desde ahora las cosas en un horizonte amplio. En él, la discusión...

Full description

Bibliographic Details
Main Author: Gutiérrez, Gustavo
Format: Artículo
Language:Español
Published: Centro Ignaciano de Centroamérica 1986
Subjects:
Online Access:http://repositorio.uca.edu.ni/3667/
http://repositorio.uca.edu.ni/3667/1/La%20relaci%C3%B3n%20entre%20libertad%20y%20liberaci%C3%B3n%20es%20central%20en%20la%20Teolog%C3%ADa%20%20de%20la%20Liberaci%C3%B3n.pdf
Description
Summary:La segunda Instrucción tiene observaciones críticas y afirmaciones importantes en relación a la tarea evangelizadora de la Iglesia en el presente. Son temas que deben ser trabajados, profundizados y también pensados, pero que colocan desde ahora las cosas en un horizonte amplio. En él, la discusión sobre teología de la liberación puede encontrar una perspectiva diferente a la que había tenido en estos últimos años. La relación entre libertad y liberación es central y nos ha preocupado desde el inicio de la reflexión teológica sobre la liberación. Hay muchas precisiones por hacer y cosas por clarificar en el modo como es presentado este tópico en la Instrucción. Nuestra posición siempre ha sido matizada y crítica frente al movimiento por las libertades modernas (que el documento llama "movimiento moderno de liberación"). La cuestión no es sólo de interpretación y erudición histórica. Aquí se juega el asunto de los interlocutores -y por consiguiente la significación- de la teología progresista europea y la teología de la liberación que se hace desde "el reverso de la historia". En efecto, tenemos a veces la impresión de que se nos lee desde un interlocutor que no es el nuestro. Creo que la Instrucción da pie para una profundización de este tema. En el marco de la teología de la liberación afirmamos que se trata de ser "libres para amar". El centro que permite entrar en diálogo fecundo con las consideraciones bíblicas que trae el documento, así como el sentido a dar a una liberación total en Cristo. Esta arranca precisamente desde la liberación de aquello que es la negación del amor, es decir, el pecado, raíz última de las desigualdades e injusticias entre las personas. La valoración de las comunidades eclesiales de base, la reafirmación del amor presencial por el pobre, la consideración de la tarea de la Iglesia como "misión liberadora", son otros tantos puntos que relanzan una confrontación rica. El tono positivo del documento, ya prometido en la primera Instrucción, crea al mismo tiempo una atmósfera de trabajo y de proceso por desarrollar, subrayada por lo que dice el texto sobre el carácter no exhaustivo de los temas tocados en él.