Reconocimiento y desconocimiento de la Teología de la Liberación

El Vaticano acaba de publicar una Instrucción sobre libertad cristiana y liberación. Una primera lectura produce la impresión de que para el magisterio actual de la Iglesia, libertad y liberación son realidades importantes y esenciales al Evangelio, de que en la humanidad actual son necesarias porqu...

Full description

Main Author: Sobrino, Jon
Format: Artículo
Language: Español
Published: Centro Ignaciano de Centroamérica 1986
Subjects:
Online Access: http://repositorio.uca.edu.ni/3663/
http://repositorio.uca.edu.ni/3663/1/Reconocimiento%20y%20desconocimiento%20de%20la%20Teolog%C3%ADa%20de%20la%20Liberaci%C3%B3n.pdf
Summary: El Vaticano acaba de publicar una Instrucción sobre libertad cristiana y liberación. Una primera lectura produce la impresión de que para el magisterio actual de la Iglesia, libertad y liberación son realidades importantes y esenciales al Evangelio, de que en la humanidad actual son necesarias porque existen muchos seres humanos alienados y oprimidos por diversas causas y de que la Iglesia debe propiciarlas, velar para que no se desfiguren y para que los procesos que las promuevan no las conviertan en lo contrario. Lo más significativo de la Instrucción - además de algunas frases que serán citadas según los intereses- es que se haya escrito y se haya tenido que escribir. Supone que la libertad y liberación, alienación y opresión, son realidades de tal magnitud que ni histórica, ni bíblica, ni eclesialmente pueden ya ser ignoradas. Los pobres han entrado realmente en el magisterio y todo esto es de alabar. Dicho esto, hay que preguntarse como lo hace la Instrucción. Leída desde El Salvador la Instrucción produce la impresión de que abarca demasiadas cosas sin poder profundizar en cada una de ellas, que pretende dar un tratamiento formalmente similar a problemáticas tan distintas. Sobre todo desde un punto de vista histórico, como son la libertad y liberación, de que adoptan un todo doctrinal y por ello abstracto sin la suficiente hondura teológica ni análisis histórico concreto, de que trasluce un excesivo triunfalismo que olvida poner también a la cuenta de la Iglesia los infortunios, por lo que se ha hecho y por lo que no se ha hecho, de la historia de la libertad y de la liberación. Más en concreto, es sorprendente que al hablar de la liberación, que como fenómeno histórico surge en América Latina, no tengan en cuenta no ya lo que comunidades y teólogos han dicho sobre ella, pero ni siquiera lo central de Medellín y Puebla. Por todo ello, la Instrucción da la sensación de ser un documento en exceso no sólo conceptualista sino nominalista sin la savia de raíces históricas concretas. Un documento sin testigos ni mártires, un documento sin patria. La Instrucción aunque no se oponga frontalmente a la TL latinoamericana e incluso trate temas afines a ella, no es adecuadamente su sustancia, su finalidad y talante. No es éste el lugar de analizar los contenidos, pero sí de mostrar al menos tres puntos fundamentales en que se nota la diferencia entre la Instrucción y la teología de la liberación.