Discernir “el signo” de los tiempos

Nuestro tiempo está lleno de signos a través de los cuales se hace presente el Dios que salva la historia. El problema está en discernirlos, en llegar a saber que dice Dios a través de ellos y como debemos responder los hombres a esa voluntad de Dios apuntada a través de signos. Porque a esos signos...

Full description

Bibliographic Details
Main Author: Ellacuría, Ignacio
Format: Artículo
Language:Español
Published: Centro Ignaciano de Centroamérica 1981
Subjects:
Online Access:http://repositorio.uca.edu.ni/3499/
http://repositorio.uca.edu.ni/3499/1/Discernir%20el%20signo%20de%20los%20tiempos.pdf
Description
Summary:Nuestro tiempo está lleno de signos a través de los cuales se hace presente el Dios que salva la historia. El problema está en discernirlos, en llegar a saber que dice Dios a través de ellos y como debemos responder los hombres a esa voluntad de Dios apuntada a través de signos. Porque a esos signos nos referimos, cuando hablamos de signos de los tiempos. Son signos temporales, histéricos, de modo que a través de ellos, a través de su opaca transparencia, se nos hace presente el Dios histórico, el Dios que es más Dios de vivos que de muertos, más de las personas que de las cosas, más del acontecer histórico que del curso natural. Los muertos, las cosas y la naturaleza apenas tienen novedad o su novedad es en definitiva una novedad lenta y fija, predeterminada. Constituyen, si se quiere, un signo permanente, un signo natural, pero no un signo de los tiempos. Es en las cosas que pasan, es en la historia donde el Dios de los vivos y el Dios de lo nuevo se hace presente como Señor que quiere ser de la historia.