Transmisibilidad del derecho a la reparación del daño moral

La doctrina partidaria de la transmisión del Derecho a la reparación del daño moral ha enfrentado una dura polémica. Dentro de esta controversia encontramos tres posturas: una plantea que el derecho a la reparación del daño moral se extinguiría con el fallecimiento de la víctima; la otra, estable...

Descripción completa

Autor Principal: Orozco Gadea, Germán Antonio
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: Investigaciones y Publicaciones Juridicas 2014
Materias:
Acceso en línea: http://repositorio.uca.edu.ni/2201/
http://repositorio.uca.edu.ni/2201/
http://repositorio.uca.edu.ni/2201/1/2.pdf
Sumario: La doctrina partidaria de la transmisión del Derecho a la reparación del daño moral ha enfrentado una dura polémica. Dentro de esta controversia encontramos tres posturas: una plantea que el derecho a la reparación del daño moral se extinguiría con el fallecimiento de la víctima; la otra, establece que los familiares del interfecto están legitimados iure hereditario para solicitar la reparación, porque dicho derecho es un crédito que ingresa en el patrimonio de la víctima y luego lo transmite a sus herederos; por último, para un tercera postura, las personas pueden exigir la reparación de estos perjuicios por vía iure proprio, porque han tenido estrechos vínculos afectivos con el interfecto y el dolor y sufrimiento que padecen por su muerte merece ser compensado. Sin embargo, todos estos autores coinciden en admitir la transmisión del Derecho a la reparación del daño moral, cuando la víctima había incoado la demanda y muere antes de ser indemnizada. Dentro de este contexto, no podemos soslayar, el tema de la enajenación del derecho a la reparación de esta clase de daños por actos entre vivos. Según nuestro criterio, es muy difícil admitir ésta última clase de enajenación porque se distorsiona la función que cumple la reparación del daño moral.