Paradero rupestre de Taiwai, Cerro Mombacho

El camino carretero que de Granada conduce a Cutirre, divide en dos secciones la extensa propiedad de Taiwai, sita en las faldas del Mombacho, dedicada a la agricultura y ganadería y perteneciente a la familia Víquez de Granada. Ocupa los anchos andenes naturales, las fértiles terrazas, las empinada...

Descripción completa

Autor Principal: Matilló Vila, Joaquín
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: UCA Publicaciones 1973
Materias:
Acceso en línea: http://repositorio.uca.edu.ni/2193/
http://repositorio.uca.edu.ni/2193/
http://repositorio.uca.edu.ni/2193/1/Paradero%20rupestre%20de%20Taiwai%2C%20Cerro%20Mombacho.pdf
Sumario: El camino carretero que de Granada conduce a Cutirre, divide en dos secciones la extensa propiedad de Taiwai, sita en las faldas del Mombacho, dedicada a la agricultura y ganadería y perteneciente a la familia Víquez de Granada. Ocupa los anchos andenes naturales, las fértiles terrazas, las empinadas lomas hasta llegar cerca de la cúspide y las orillas del lago aledañas al Mombacho. Es TAWAI sinónimo de centro arqueológico: De hecho en diversas partes de la vasta finca existen numerosos cementerios aborígenes de los que se han extraído bellos ejemplares de cerámica precolombina así como otros muchos artefactos; pero como siempre, los pseudo-arqueólogos, por ambición o por deseos de lucro, además de destruir los diferentes estratos no toman cuidado alguno ni la elemental precaución de tomar los datos imprescindibles para ser utilizados posteriormente en la clasificación del material arqueológico Precisamente en las cercanías de uno de esos paraderos prehistóricos, a unos 200-300 metros de altura y al borde de amplia zona plana salpicada de rocas y peñas grises arrojadas por las erupciones del volcán y semienterradas en la actualidad, se localizan diversos conjuntos de grabados rupestres agrupados con el nombre genérico de “PARADERO RUPESTRE DE TAIWAI”, situados algunos en parte plana y otros en el borde inclinado de amplio andén que desciende paulatinamente hacia la profunda cañada que recoge y canaliza las aguas pluviales.