Desarrollo territorial rural: ¿una oportunidad para incluir a los pobres en el desarrollo?

El funcionamiento de los proyectos de desarrollo de la cooperación internacional no ha sido consistente con la búsqueda de rutas de desarrollo para los sectores pobres y vulnerables de las áreas rurales. Hoy en día, un nuevo enfoque llamado de desarrollo territorial rural pretende ofrecer posibil...

Descripción completa

Autor Principal: Maldidier, Cristobal
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: UCA Publicaciones 2012
Materias:
Acceso en línea: http://repositorio.uca.edu.ni/1074/
http://repositorio.uca.edu.ni/1074/
http://repositorio.uca.edu.ni/1074/1/encuentro92articulo4.pdf
Sumario: El funcionamiento de los proyectos de desarrollo de la cooperación internacional no ha sido consistente con la búsqueda de rutas de desarrollo para los sectores pobres y vulnerables de las áreas rurales. Hoy en día, un nuevo enfoque llamado de desarrollo territorial rural pretende ofrecer posibilidades nuevas para agilizar un giro en las prácticas de los proyectos. ¿Será solamente una nueva etiqueta para designar viejas recetas o constituye realmente un nuevo concepto? ¿En qué medida y bajo qué condiciones este enfoque ofrece nuevas oportunidades para fomentar un desarrollo que incluya a los grupos sociales más desfavorecidos de las áreas rurales? En la primera parte del artículo se revisitan las razones por las cuales los proyectos de desarrollo, aunque sean “participativos”, no logran beneficiar a los grupos vulnerables, recurriendo al análisis de los juegos de actores en las intervenciones de desarrollo, tal como lo ha abordado la antropología del desarrollo. En una segunda parte se analiza cómo el enfoque de “desarrollo territorial”, al reconocer el protagonismo de los actores locales en manejar su propio futuro y la necesidad de negociar con ellos los proyectos, representa un avance que permite mejorar las prácticas de los proyectos de la cooperación internacional. Sin embargo, sin abrir específicamente los espacios para que los grupos vulnerables puedan negociar sus propias agendas de desarrollo, y sin ayudar a que estos grupos aumenten sus capacidades de iniciativa local, de organización y de representación, el desarrollo territorial seguirá siendo tan excluyente como siempre. Se concluye cómo le toca a las ONG y aquellos organismos de desarrollo comprometidos – por sus valores y su historia – con los sectores excluidos del campo, consolidar sus alianzas y compromisos con este sector, y re-politizar su agenda, alejándose del carácter a menudo técnico y “despolitizado” de los proyectos de desarrollo.