Ministerio Público y Policía Nacional: Una alianza necesaria

Referirnos al Ministerio Público y a la Policía Nacional en el nuevo procesal penal, nos conduce, de manera inevitable, a señalar algunos antecedentes sobre la filosofía y los principios inspiradores de la reforma procesal, próxima a entrar en vigencia en el ordenamiento jurídico nicaragüense, así c...

Descripción completa

Autores Principales: Sánchez Romero, Cecilia, Bautista Lara, Francisco Javier
Formato: Artículo
Idioma: Español
Publicado: Investigaciones y Publicaciones Juridicas 2002
Materias:
Acceso en línea: http://repositorio.uca.edu.ni/1031/
http://repositorio.uca.edu.ni/1031/
http://repositorio.uca.edu.ni/1031/1/101-119.pdf
Sumario: Referirnos al Ministerio Público y a la Policía Nacional en el nuevo procesal penal, nos conduce, de manera inevitable, a señalar algunos antecedentes sobre la filosofía y los principios inspiradores de la reforma procesal, próxima a entrar en vigencia en el ordenamiento jurídico nicaragüense, así como a plantear la necesaria revisión y adecuación de las prácticas cotidianas de ambas, para una mejor comprensión de su papel. No olvidemos que, la obsolescencia de muchos de los fundamentos e instituciones que inspiran todavía a algunos modelos procesales y sustantivos vigentes en varios países, así como el enquistamiento de prácticas judiciales nefastas, tales como el convertir la prisión preventiva en una regla y no como excepción, un riguroso formalismo en el trámite, denegación del derecho de defensa, desinterés en procurar la celeridad procesal, persecución a ultranza de los sectores más desprotegidos de la sociedad, entre otras, le permitieron a un sector de juristas iberoamericanos, replantearse los principios de la justicia penal y elaborar el Proyecto de Código Procesal Penal Modelo de Iberoamérica”, en 1988, que recoge las tendencias procesales más modernas y que parece estar más cerca de lo que podría ser un modelo de “justicia”, en su verdadera dimensión. De los contenidos de ese instrumento modelo, así como del código cordobés de 1939, derivan en gran medida los fundamentos de la reforma procesal penal que se viene produciendo en América Latina, que, entre otros aspectos relevantes, le adjudica al Ministerio Público una importancia decisiva y lo potencia como el órgano encargado, no de manera absoluta en nuestro caso, del ejercicio de la acción penal, con una incidencia relevante en la coordinación de las labores de investigación con la Policía Nacional. En esa dirección, nos referiremos a algunos de los fundamentos básicos del nuevo modelo, para luego precisar en detalle lo que concierne a cada una de las instituciones objeto de nuestra exposición y dejar planteadas observaciones o inquietudes sobre las que quizá sería oportuno profundizar en algún momento.